¿Porqué son importantes los aranceles al aceite de oliva en Estados Unidos?

Estos aranceles o impuestos a la importación perjudican a todo aquel que quiera vender desde otro país aceite de oliva a EEUU.

El arancel ha recaído sobre el aceite de oliva envasado en menos de 18 litros. Es decir, sólo se permite la entrada de aceite de oliva a USA a granel si no quiere ser gravado con un 25 % sobre su valor en factura.

En el caso de España, imaginad lo que eso supone. El aceite de origen español que entre envasado por la frontera americana, se le incrementa artificialmente un 25% su precio. El importador de este aceite español en USA, no puede competir en el mercado, sus costes han aumentado de repente un cuarto de su valor. Consecuencia: otros aceites ocupan el lugar en las estanterías que ocupaba el aceite español. Grandes beneficiados, los demás países productores.

Esto supone de facto, expulsar del mercado americano al aceite español de un golpe. Al productor español le quedan pocas alternativas para mantener el mercado. Si eres de tamaño grande, puedes vender a granel , abrir una empresa embotelladora en suelo americano ( o llegar a un acuerdo con una ya existente ) y comercializar con los costes americanos laborales pero sin arancel. Esto necesita una estructura de gran dimensión y un pulmón financiero importante, a la vez de arriesgado.

Otra alternativa es abandonar el mercado o asumir las pérdidas de aumento de coste en parte, para que el cliente no tenga que repercutir en el precio todo el arancel. Al final , las dos alternativas son muy costosas.

¿Qué ha pasado para que exista este arancel al aceite de oliva español?

Se vinculó una sanción de la OMC a Airbus a favor de Boeing , sanción que Trump aprovechó , sin sentido alguno, para poner aranceles a sectores que nada tienen que ver con la agroalimentación.

Pero parece que se reconduce!! Ya era hora ¡! Por fin la nueva Administración de la Casa Blanca, ha rebajado la tensión comercial creada por la administración Trump y se va a sentar a negociar con la Comisión Europea y en el seno de la OMC ( Organización Mundial del Comercio ), que si cabe es más importante.

Sólo recordar en unas palabras de dónde viene toda esta política.

Empecemos por pensar en la relación de China y USA. Sí, he dicho bien, China con Estados Unidos.

La guerra comercial iniciada entre China y USA durante al administración pasada, llevó a un acuerdo, en el que además de cientos de productos gravados y barreras técnicas establecidas, finalmente, uno de los puntos que más daño pueden hacer a la globalidad de la economía mundial , y a la europea en particular, es que las diferencias entre las dos potencias económicas , se podrán resolver entre ellas sin pasar por la supervisión o vinculación con la OMC.

¿Qué ocurre si los aranceles se negocian fuera de la OMC ?

Pues que se rompe el consenso de una economía global para ir paulatinamente rebajando los aranceles a nivel mundial, se rompe el consenso de ir favoreciendo el comercio mundial , se elimina la posibilidad de opinión del resto del mundo y de limitar la influencia del resto de economías del mundo en un acuerdo global, con miradas con más de un prisma, no sólo con dos miradas enfrentadas.

Es decir, EEUU y China, pueden negociar a parte del resto , y lo que es más importante, resolver sus conflictos sin supervisión.

Esto es lo equivalente a saltarse las Naciones Unidas para entrar en guerra con un país tercero, sin dar explicaciones y sin pensar en las consecuencias que esto tiene para el resto del mundo.

Se abandona así una premisa cierta y demostrada que ha reinado en el mundo global en el que hoy vivimos. El comercio mundial evita guerras, así de simple. Une intereses comerciales, económicos y políticos, lo que es bueno para el conjunto del planeta. Que las dos potencias más importantes , vayan por libre, no es una buena noticia y además a largo plazo, reduce el comercio internacional, la interdependencia de las naciones ,y por tanto puede posibilitar guerras e injusticias a nivel global.

Pues bien, el paso dado por la administración Biden con la UE, va en la dirección y en la tendencia de aumentar los intercambios comerciales mundiales, de volver a la OMC como árbitro y lugar de negociación mundial , lo que retorna a USA a una multilateralidad que tan buenos resultados ( con defectos por supuesto y desequilibrios que corregir ) a dado al mundo.

Se evitan guerras sangrientas, se da oportunidades a los países menos desarrollados de emprender un camino de intercambio con las grandes potencias que realmente hacen que sus economías caminen hacia el crecimiento, aliviando así a millones de personas que no pertenecen a las grandes economías desarrolladas.

Además , se corrige el desequilibrio y la injusticia que sufren los productores agroalimentarios de pagar los excesos cometidos por los gobiernos europeos y americanos al financiar con dinero público a la industria aeronáutica y con la esa excusa , hacer pagar a otros sectores que nada tiene que ver, en este caso los aceites, vinos , aceitunas, quesos, whisky escocés, aluminio alemán, etc.

Ha sido un intento por parte de Trump, de atacar teledirigidamente a los votantes más influyentes en determinados países para así debilitar la UE desde dentro, igual que su apoyo al Brexit. A Trump, la UE, simplemente le molestaba como socio y como rival comercial, y siguió la senda del divide y vencerás.

Afortunadamente se ha regresado a la cordura y a lo que este modesto opinador , considera que es mejor para el global de la población europea, americana y en definitiva, volver a la OMC , favorece a todo el planeta con sus economías y sus gentes.

Por fin se vuelve al sendero de la cordura y se huye del caos!!